Conoce la historia de Killian, un perro que advirtió a su familia del peligro que corría el bebé

No hay ninguna duda sobre la fidelidad y lealtad de los perros. Y es que estas mascotas tienen un gran instinto protector hacia sus seres queridos que harán lo posible por mantenerlos a salvo. Conoce la historia de Killian, un perro que advirtió a su familia del peligro que acechaba en su casa en donde menos lo esperaban.

Una pareja con un bebé de 7 meses necesitaba con urgencia hallar a alguien que cuidara de su bebé. No obstante, y como todo padre y madre, necesitaban asegurarse de encontrar a la persona indicada. Y es que dejar a un bebé que no puede hablar al cuidado de un desconocido es difícil, pues este no podrá comunicar cuando algo no ande bien.

Después de mucho buscar, la pareja encontró a lo que parecía ser la niñera perfecta. La mujer no tenía antecedentes y al parecer todas las referencias eran positivas. Además, notaron que era cariñosa y una persona agradable. A pesar de ser esta la percepción de la pareja, Killian, el perro de la familia no opinaba lo mismo y se mostraba agresivo con la mujer.

Un perro que advirtió a su familia del peligro y logró hacer justicia

Al cabo de un tiempo, Killian se puso bastante agresivo con la niñera que la pareja había contratado. Tanto era su ensañamiento que muchas veces tuvieron que encerrarlo para que la mujer pudiera cuidar al bebé. Debido al comportamiento inusual del perro, la pareja decidió averiguar qué pasaba, pues Killian era por lo general muy amoroso y tranquilo.

Comenzaron a sospechar que la niñera maltrataba al perrito, así que decidieron poner un teléfono en la sala de estar que pudiera grabar el audio de lo que ocurría en la casa mientras ellos no estaban. Al llegar a casa y después de que la niñera dejara la casa, la pareja se dispuso a escuchar la grabación.

Esta reveló que la niñera no era para nada paciente con el bebé y que de hecho le gritaba, le decía palabras horribles e incluso le daba cachetadas. En la grabación también se oía a Killian ladrar incesantemente, pues era todo lo que podía hacer.

De inmediato, la pareja denunció a la mujer, la cual fue encarcelada durante tres años. Esta fue registrada en la base de datos para que no pudiera trabajar nuevamente cuidando niños. Gracias a Killian, esta familia pudo conocer la verdad de la niñera que cuidaba de su bebé y pudieron hacer justicia.