Creyeron que habían adoptado a un perro hasta que empezó a crecer y a caminar sobre dos patas

Aunque parezca irreal, esta semana estuvo circulando una noticia acerca de una familia en China que supuestamente pensó que había adoptado a un perro de raza Mastín Tibetano, pero en realidad después se dio cuenta de que el perro era, de hecho, un oso negro asiático.

La familia, que había criado el oso durante dos años en cajas de fruta y cubos de fideos, dijo a los medios de comunicación locales que no sabían por qué el animal seguía creciendo, y que se sorprendieron al saber de su verdadera identidad.

Tal vez sorprendentemente, este tipo de confusión ocurre con bastante frecuencia. Hay otras historias de personas que han acogido animales pensando que eran domesticados, solo para darse cuenta de que los animales eran criaturas salvajes.

Sin embargo, es difícil confundir a los animales salvajes con los domésticos, dicen los expertos. Lynn Cuny, fundadora y presidenta de Wildlife Rescue & Rehabilitation en San Antonio, dice que los animales salvajes jóvenes tienen un aspecto y olor diferentes a los de las mascotas domesticadas. Los animales salvajes estarán más asustados y ansiosos en ambientes desconocidos para los humanos que sus homólogos domésticos.

Hace dos años, la joven Su Yun, de Kunming, en la provincia china de Yunnan, compró un cachorro mientras estaba de vacaciones, creyendo que era un Mastín Tibetano, al que llevó a su casa.

Desde el primer día, Yun y su familia quedaron impresionados por el enorme apetito de su mascota. El "perro", según afirmaron, se comía una caja de fruta y dos cubos de fideos todos los días.

Pero no fue hasta que la mascota llegó a pesar 113 kilos y comenzó a caminar sobre sus patas traseras que se dieron cuenta de que había un error.

Efectivamente, las sospechas se hicieron realidad: este "perro" era un oso negro asiático.

Como la familia tenía un poco de miedo a los osos salvajes y no era capaz de cuidar a un animal de este tamaño, desde entonces han transferido a su antigua mascota familiar al Centro de Rescate de Vida Silvestre de Yunnan, donde ya está recibiendo el cuidado adecuado por parte de profesionales de la vida silvestre.