¿Cuántas veces al día debes alimentar a tu perro?

Hay varias preguntas que se hacen las personas que adoptan perros, destacándose dos en particular: cada cuánto hay que alimentarlos y en qué cantidad. Esta no es una pregunta que se aplica a todos los perros, ya que esto dependerá de factores como la salud, la edad y si suelen hacer actividad física o no.

Cada cuánto debe comer un cachorro

Como norma general, cuanto más joven un perro, más alimento necesitará, ya que se encuentra en su plena etapa de desarrollo. Hasta la octava semana de vida, un cachorro debe alimentarse con leche materna. Es por eso que se aconseja adoptar a perros que tengan más de 8 semanas. En caso de que se aparte al cachorro de su madre antes de cumplir este período, posiblemente tenga problemas de conducta y socialización en el futuro.

Al entrar en la tercera semana, el cachorro ya podrá comenzar de manera paulatina a ingerir alimentos más sólidos, pero sin dejar aún de consumir leche materna.

Al llegar a las 6 semanas, el cachorro podrá comer alimentos sólidos hasta cuatro veces por día, manteniendo aún la leche materna como complemento.

Pasadas estas 8 semanas, los cachorros estarán habituados a comer alimentos sólidos, por lo que se les puede bajar la ración a tres por día. Desde los 6 meses hasta el año de vida, el cachorro ya estará más desarrollado, por lo que serán suficientes dos raciones de comida al día.

Cada cuánto debe comer un perro adulto

De acuerdo a cada raza, los perros llegan a la adultez entre el año y año y medio de vida, momento en el que se puede continuar proporcionando dos raciones diarias o solo una.

Esto va a estar sujeto a las necesidades del perro. Seguramente, un perro que juegue mucho o haga actividad física requiera de dos raciones, mientras que un perro más tranquilo y sedentario posiblemente esté satisfecho con una sola ración.

Cada cuánto debe comer un perro anciano

Al alcanzar la etapa de la vejez, habrá que establecer la cantidad y la frecuencia de comida de acuerdo al estado de salud del perro y a sus propias necesidades.

Algunos perros deben estar medicados, mientras que otros pueden tener problemas de movilidad, situaciones que hay que tener en cuenta a la hora de alimentarlos.

Lo ideal, en estos casos, es consultar a un veterinario para que después de unos estudios clínicos nos asesore en cuanto a la cantidad y frecuencia de alimentos por día.