Dejó su lujosa vida en Inglaterra para regresar a su país natal a rescatar animales abandonados

Pocas son las personas que ante una vida resuelta, acomodada y llena de lujos, dejan todo para comenzar a tener una vida más austera y sacrificada, como hizo Sofía Jacobs.

Esta mujer, nacida en Argentina, vivió con su familia en diversos países, ya que su padre es una persona muy reconocida en el mundo de la moda. Sofía estudió y vivió en muchos países y llegó a recibirse de licenciada en Comercio Exterior en Inglaterra.

Sin embargo, Sofía no se sentía completa. Había cosas en su vida que no la conformaban y el mundo en el que se movía le resultaba muy frío, mientras que los casos de maltrato laboral eran moneda corriente.


© Foto: Facebook / El Trubuno Jujuy

Recordando sus tiempos universitarios en Inglaterra, donde comenzó con su activismo por los derechos de los animales, Sofía decidió que era momento de volver a su país y dar un giro de 180 grados a su vida, buscando un estilo de vida más sencillo, humano y ayudando a los animales.


© Foto: Facebook / El Trubuno Jujuy

Primero se instaló en Buenos Aires, pero poco tiempo después conoció a un jujeño, su nueva pareja, y se mudaron a la provincia de Jujuy. Allí, Sofía afirmó aún más el estilo de vida que quería adoptar y la noble causa que quería llevar a cabo. Si bien se separó de su pareja, Sofía se quedó viviendo en Jujuy ayudando a los animales, que cada vez eran más.


© Foto: Facebook / El Trubuno Jujuy

De todas formas, más allá de la actividad que realiza esta mujer de forma tan desinteresada y con mucho amor, también hay algunos problemas, especialmente en el tema económico. Según Sofía, se le hace complicado poder ofrecer su mejor tarea con los animales porque el Estado no le aporta ninguna ayuda. Esto hace que le sea cada vez más difícil conseguir alimentos y antiparasitarios para los animales.


© Foto: Facebook / El Trubuno Jujuy

En promedio, Sofía entrega a unos 3000 animales en adopción todos los años. Animales que fueron rescatados por ella y su equipo. Y que luego de un tiempo de rehabilitación alimentaria y de salud, son otorgados a las familias adecuadas. Hoy en día, la cifra sigue creciendo. Es por ello que es necesario ayudar a Sofía para que continúe haciendo esta gran labor en Jujuy.