Deportista sueco ganó la amistad de un perro en plena competencia en Ecuador y lo adoptó

La vida siempre nos depara sorpresas, y algo así le ha sucedido al deportista Mikael Lindnord, un triatlonista que no esperaba encontrar a un amigo tan fiel cruzando el océano Atlántico.

Siendo parte de una maratón que se desarrollaba en la selva de Ecuador, Mikael llegó a un punto de la competición donde eligió descansar junto a su equipo. Ellos formaban parte del mundial de aventura Huairasinchi, una competencia que incluye varias horas de deporte extremo.

Durante las 430 millas que duraría el Adventure Racing World Championship, Mikael nunca se imaginaría lo que el destino le tenía preparado. Cuando ya estaban comiendo algo, se acercó un perro callejero al grupo de deportistas.

Al verlo tan indefenso y con hambre, Mikael le dio de comer. Desde ese momento, Arthur, como lo bautizaron, fue totalmente inseparable. De esta manera, el perro los siguió cuando tuvieron que cruzar un río, trepar un barranco o deslizarse por los terrenos más hostiles de la competencia.

Al llegar a la meta, Mikael supo que había ganado un nuevo amigo y que no se separarían nunca más. Así fue como lo adoptó y lo llevó a Suecia.