Dos gatos a los que no les gusta compartir la leche

Mientras los seres humanos tenemos cierta hipocresía y pudor cuando estamos frente a otras personas, esto mismo no sucede con los animales, mostrándose tal cual son y sin demasiadas apariencias.

Un ejemplo de esta afirmación es ese recato fingido de no tomar la última porción de comida cuando estamos frente a otras personas para no quedar como glotones.

Sin embargo, esta actitud está ausente en los animales, mostrando que si tienen hambre lo expresan sin importarles el qué dirán.

Y estos dos gatos son el fiel reflejo de lo que afirmamos. Su dueña les ofreció un saludable plato de leche, pero ellos no están dispuestos a compartirlo. Y más allá de que terminan ambos comiendo del mismo plato, no tienen ningún problema en demostrar que les gustaría comer solos y de manera egoísta.

Así, cuando uno de los gatos está bebiendo, el otro estira una patita y le arrebata el plato por unos segundos. Lo mismo pasa del otro lado. Ellos dejan en claro que quieren comer solos y no compartir el plato.