Dos jóvenes ayudan a un gatito peligrosamente atascado en un frasco de vidrio

Estos jóvenes encontraron en su vecindario a un gatito en serios problemas. No se sabe si alguien lo indujo a colocar su cabecita dentro del frasco o si fue por pura decisión propia.

Lo cierto es que una vez que quiso retirar su cabeza de allí, ya no le fue posible, permaneciendo unos cuantos minutos con su cabeza presionada, atrapada y envolviendo su cabeza de manera peligrosa.

Además de serle muy dificultoso poder caminar, también le estaba comenzando a faltar el oxígeno, por lo que de no haber aparecido estos dos jóvenes en su camino, su destino hubiera sido muy distinto.

El joven lo tomó y con un martillo intentó romper cuidadosamente el frasco de vidrio para no lastimarlo. Con unos golpes suaves pudo quebrarlo, pero aún quedaba una parte del frasco envolviendo la cabeza del gatito.

Por lo tanto, fueron necesarios varios golpes con el martillo, mientras el gatito estaba impaciente por liberarse de ese incómodo accesorio en su cabeza. Una vez liberado, se fue contento y con ganas de jugar.