Dr. Jeff, Veterinario: salvando adorables perritos con problemas de salud y abandono

Así como los rescatistas de perros hacen una gran labor en diferentes tipos de rescate y son los que más se arriesgan para salvar a los perros, también hay otro eslabón igual de importante: los veterinarios.

En el siguiente video veremos varios casos en los que el doctor Jeff y todo su equipo cumplen una función fundamental para que los perritos puedan recuperar su salud.

La pata del perrito del primer caso se veía mal, aunque tenía ganas de caminar. Sin embargo, el veterinario que lo atendió sospechaba que el fémur distal se había desprendido de la cabeza.

Sus dueños, cuando lo llevaron se dieron cuenta de que iba a costar dinero y quisieron dormirlo para siempre. Es muy triste, pero hay personas que van a comprar cachorros y al ver que les costará dinero atenderlos debidamente, deciden abandonarlos o destinarlos a la eutanasia.

Son muy tristes las historias con las que tienen que lidiar diariamente los veterinarios. A pesar de todo, los animales son más resistentes que los humanos. Desde el punto de vista evolutivo, no hay ventajas en mostrar dolor en la naturaleza. Si lo haces, normalmente te comerán, así que soportan todos los dolores y siguen con sus vidas.

A este adorable perrito le tomaron unas radiografías para ver si tenía su cadera fracturada. El doctor Jeff lo enyesó y le colocó clavos en su pata lastimada, con el que tuvo que permanecer 4 semanas, hasta que volvió al centro veterinario para que Dr. Jeff le quitara el vendaje y más tarde los clavos.

En la segunda historia, nos quedamos sorprendidos al ver a Copper, un perro que fue atropellado involuntariamente por su dueña. Los veterinarios lo examinaron detalladamente para buscar si tenía alguna fractura en la tibia, sangrado interno o algún daño en el pulmón. Por suerte, no se había fracturado.

A Copper le dieron algunos analgésicos y ordenaron radiografías. Luego le pusieron una máscara de oxígeno y fluidos. Es evidente que Copper fue arrollado por su dueña, ya que viven en una finca, y al abrir el portón, Copper estaba bajo la rueda. Por lo que fue un accidente lamentable. Aunque con solución aparente.

Le colocaron una inyección y le tomaron una radiografía, y allí determinaron que debían operarlo de la pata lastimada. En las semanas posteriores, Copper tuvo que hacer terapia física y cosas por el estilo en un centro de rehabilitación. Finalmente quedó totalmente recuperado.

Estas dos historias y otras tantas son las que se ven todos los días en todo centro veterinario, en el que los médicos se esfuerzan para salvar la vida de los perros y darles una segunda oportunidad. Como hace el doctor Jeff y todo su equipo.

No te pierdas el siguiente video con el resto de casos atendidos por el reconocido veterinario Dr. Jeff.