El Bulldog Francés que se queja por no ir al parque

Cuando este hermoso Bulldog Francés, llamado Walter y famoso en internet se enteró de que no iba a ir al parque, solo tuvo que decirle a su dueña que estaba molesto. ¡Y vaya que tiene carácter este pequeñín!

Cuando su dueña trató de explicarle que no podían ir a jugar al parque porque ese día estaba cerrado, Walter no aceptó ese argumento.

A partir de ese momento, a este perrito le cambió el humor, y no pudo ocultar su fastidio. De manera persistente le dijo de todo a su dueña, en su idioma, claro. Pero rápidamente se dio cuenta de que estaba luchando una batalla perdida y se calmó.

Te dije por qué no podemos ir al parque hoy. El parque hoy está cerrado porque están rociando para eliminar los bichos, ¿quieres vivir con bichos espeluznantes por todas partes?”, le dice su dueña Amber Martin, a pesar de que el cachorro va hablando alto en la parte de atrás del coche.

Es decepcionante decir lo mínimo cuando tu día no sale como lo planeaste. Tal vez estabas deseando ir de compras o descansar en casa en el sofá viendo Netflix.

Para este perrito, su día era ir al parque. Por lo menos eso había pensado cuando despertó aquel día. Pero Walter no maneja muy bien un cambio de planes.

Tanto es así, que su video llegó a todas las redes sociales, ya que su enojo es totalmente genuino y genera mucha ternura. ¡Tanto enojo en un cuerpo tan pequeño!

El pequeño Bulldog Francés blanco y negro tiene muchos seguidores que no se cansan de sus videos. De hecho, su mamá Amber lo filma en diferentes situaciones cotidianas, ya que este perrito tiene reacciones inesperadas cuando menos uno lo espera.

Walter comunica en términos inequívocos lo loco que está. Comienza a hacer mucho ruido, protestando por la decisión de mamá.

Sus payasadas son hilarantes y los ruidos que hace son una combinación de mascota adorable y molesta. Después de levantar un alboroto con sus ruidos agudos, cambia a un tono más bajo y enojado.

Entonces Amber lo regaña por ser tan grosero. El pobre perrito baja la cabeza con culpa y vergüenza, y mira fijamente al suelo. ¡Este perrito es toda una ternura y dan ganas de abrazarlo durante horas!