El feliz rescate de 4 cachorritos abandonados y muy afectados por la sarna

La sarna en el perro es causada por el ácaro Sarcoptes Scabiei. Este ácaro es muy infeccioso y también puede infectar a las personas temporalmente. Causa un molesto y severo picor en la piel.

Los perros se infectan por contacto con otro perro con sarna o por un entorno infectado. El ácaro puede vivir durante algunas semanas en el medio ambiente fuera del perro: los cepillos, las cestas y las mantas pueden ser una fuente de infección.

Esta es la historia de Blue y sus tres hermanos, cuatro cachorros que fueron abandonados en Texas, Estados Unidos, cuando tenían solo tres meses de vida al costado de una carretera.

Una familia que iba en coche por una zona rural vio a estos perritos al costado de la carretera y decidió frenar para ver qué podían hacer por ellos. Apenas se acercaron vieron que eran muy pequeños, tenían sarna y si quedaban allí no vivirían muchos días más.

En esta familia de cachorros se encontraba Blue, que estaba muy afectado  por la sarna, tanto que ya casi no tenía pelo y su piel estaba de color rosa casi íntegramente.

Al verlos en tan mal estado, los niños llamaron a su madre para avisarle lo que habían encontrado. Jennifer, como se llama esta mujer, ya había rescatado a varios perros, así que ya tenía una idea de con qué se encontraría. Sin embargo, cuando llegó al lugar, vio el grave estado en el que estaba especialmente Blue y supo que tenían que actuar cuanto antes. Los llevaron a todos a una clínica, pero debía prestarle especial atención a Blue, que era el que peor estaba de salud.

Jennifer sabía que Blue probablemente no lograría recuperarse sin mucha ayuda especializada, por lo que decidió en ese momento darle la bienvenida a su familia, mientras que los otros tres cachorros fueron adoptados por otros vecinos.

Blue fue llevado rápidamente al veterinario para obtener la ayuda que tan desesperadamente necesitaba, mientras que el veterinario estaba sorprendido por la condición del cachorro. También tenía la esperanza de que con el cuidado adecuado se transformaría en un perro feliz y saludable.

Blue tomo antibióticos durante un mes y medio, y tuvo que tomar múltiples baños al día, pero finalmente después de un tiempo comenzó a curarse. Aún necesita baños frecuentes con su champú especial para continuar ayudando a curar su piel, pero aparte de eso, es un perro feliz y normal que ama mucho a su nueva familia.

Sin dudas, le salvaron la vida a este perrito. Y hoy en día está más que agradecido.