El rescate de un gatito de pocos días de vida al que una gata adoptó como suyo

La vida en la calle siempre es dura, tanto para un ser humano como para un animal. Y es aún más difícil cuando se tienen pocas horas de vida y todo lo que se puede hacer es esperar un milagro.

Esto es exactamente lo que le sucedió a este gatito, que después de haber nacido, sufrió el abandono de su madre. Todo supone que a causa de una gran tormenta en medio del campo, su madre no tuvo más opción que dejarlo allí para salvar su propia vida.

Lo cierto es que quedó abandonado, cubierto de barro y sanguijuelas, y sin poder caminar. Si hubiera permanecido más tiempo en ese estado, su vida habría terminado en las horas siguientes.

Sin embargo, el destino le tenía preparada una segunda oportunidad para tener una vida normal.

En su camino se cruzó una generosa y noble persona, quien al verlo en esa desgraciada situación supo que algo tenía que hacer por este pequeño animalito.

Entonces lo tomó con sus manos y lo llevó a su casa, donde le dio un baño caliente y se lo llevó a una gata que había sido madre recientemente. Así que ella lo adoptó acogiéndolo junto a sus gatitos recién nacidos.

Lo dejó con ella para que lo alimentara y criara. De esta manera, al gatito le salvaron la vida y pudo crecer rodeado de su nueva familia adoptiva.