El triste destino de los perritos abandonados

Los perritos son mascotas fieles y amorosas, y por ello, muchas personas deciden adoptar uno en su hogar. Sin embargo, no todas las personas se responsabilizan, y cuando el perrito comienza a ser ‘problemático’, prefieren abandonarlos en las calles. Descubre a continuación el triste destino de los perros de la calle.

Cuando un niño en casa pide un perrito como mascota, muchas veces los padres no se pueden negar a la idea de comprar uno y obsequiárselo. Después de todo, son amorosos, pueden jugar con los niños y demás. Pero cuando el perrito comienza a dañar objetos y hacer sus necesidades en donde no debe, empieza a ser un ‘problema’ en la casa.

Los perritos necesitan hacer ejercicio y liberar energía, ya que cuando no lo hacen, pueden agarrar objetos de la casa para destrozar y así liberar su energía. Es por ello que es importante sacarlos a pasear y jugar diariamente con ellos. Por otro lado, los perritos no sabrán dónde hacer sus necesidades si no se les enseña, y es un proceso que requiere paciencia.

El triste destino de los perros de la calle se debe a las personas irresponsables e insensibles

Por lo tanto, cuando una familia decide adoptar a un perro en su hogar, debe tener en cuenta todo eso. Deben estar conscientes de que un perrito necesita tiempo, amor y cariño, que tienen sus necesidades y deben ser cubiertas para garantizar su sano desarrollo. Pero cuando una familia no comprende esto, cree que con abandonar a su mascota, todo se resolverá.

Para estas personas, es más sencillo dejar de lado el ‘problema’ que dedicar tiempo para resolverlo. Los perritos no comprenden por qué son abandonados, y su corazón se les rompe cuando esto sucede, pues ellos aman intensamente. Al ser abandonados, ellos quedan expuestos al frío, a los peligros de la calle y a aguantar hambre.

Y cuando no caen víctimas de los autos o del hambre, los perritos pueden ser capturados por perreras. Si bien hay santuarios de perros en donde tratan muy bien a estos adorables animales, las perreras no son así. En estos casos, los perritos pueden ser sacrificados, y tener un triste final, sin comprender qué ‘hicieron mal’ y por qué los abandonaron.

Es por ello que, si decides acoger a un perro en tu casa, es mejor que optes por adoptarlo y no por comprarlo. Hay muchos perritos que necesitan de un hogar, y estarán contentos de que les adoptes. Y por supuesto, debes comprometerte con su cuidado, y dedicarle el tiempo que necesita.