Eri fue encontrada muy débil y enferma, pero todo cambió

Eri fue rescatada de las calles de Grecia por el equipo de Save a Greek Stray. Fue encontrada vagando sola y asustada, en medio de una avenida muy transitada y probablemente habría sido atropellada por un coche si no era rescatada a tiempo.

Eri sufrió de sarna, ehrlichia y leishmaniasis, las tres enfermedades típicas de todo perro callejero en Grecia. No fue fácil para Eri, ya que estaba muy debilitada. Pero su historia estuvo cargada de éxito.

Después de su recuperación, pasó un año en el refugio, y debido a que la rescataron muy joven, no llegó a conocer muchas cosas sobre el mundo.

Siempre fue una perrita cariñosa y simpática, pero aparte de eso, lo único que conocía eran los pocos voluntarios y trabajadores del refugio y nada más.

El mundo exterior era nuevo para ella: casas, coches, puertas y los paseos con correa eran cosas que ella simplemente no conocía, como es a menudo en el caso de los perros de refugio que son rescatados muy jóvenes.

Jo y Ellis, sus padres adoptivos en el Reino Unido, hicieron un trabajo increíble, transformándola en una mascota perfecta.

La paciencia y amor de sus dueños, ayudaron a construir la confianza de Eri en ellos, quienes le proporcionaron un lugar seguro y cálido, haciendo que Eri fuera feliz.