Este enojado gatito rechazó a su amo luego de que tuviera que irse a vivir lejos por un largo tiempo

Un gato que se sintió traicionado por su dueño desarrolló actitudes agresivas en su contra de manera inexplicable. El comportamiento contra esta persona se desarrolló luego de que el joven hubiera vivido en otra residencia durante varios meses.

Se presume que la llegada de su dueño de manera inesperada fue interpretada por el felino como una amenaza al creer que se trataba de un intruso. Desde entonces, el gato estuvo defendiendo su territorio al rechazar su presencia con gritos y hasta ataques por sentirse invadido.


Foto: YouTube / Kritter Klub

El gato se defendía del hombre

La presencia del joven causaba gran enojo en el gato, si él se acercaba se enojaba aún más. La mascota incluso actuaba de manera agresiva si el joven buscaba tocarlo. Era realmente agresivo con el chico, incluso era capaz de rasguñarlo o morderlo.

Lo curioso del caso es que la actitud del felino sólo era negativa con su dueño. Austin, como es llamado, se comportaba de manera agradable y amistosa con los demás miembros de la familia, excepto con el hijo, quien era su amo. Pese a que el joven estaba dispuesto a acariciarlo y consentirlo como lo había hecho anteriormente, el gato lo rechazaba insistentemente.

Durante los primeros meses del joven haberse ido a estudiar, solía ver a su mascota dos veces al mes, cuando visitaba a sus padres, aunque por esos días no pasaba nada, el gatito seguía cariñoso con su amo. Pero con el paso del tiempo, el estudiante regresaba sólo cada cinco meses, y cuando esto sucedió, Austin empezó a cambiar su actitud, al parecer, el gatito había dejado de reconocer a su dueño como miembro de su familia.

Se llegó a pensar que estaba enojado porque su dueño no iba a buscarlo constantemente. Pero al parecer las cosas no funcionan así en las mascotas. Al respecto, el médico veterinario que acudió en ayuda sostuvo otra hipótesis sobre la cual trabajarían para cambiar la actitud del felino. Según explicó, para el gato los miembros de la familia son como gatos que viven junto a él. Pero cuando su amo se ausentó por largos periodos de tiempo, este ya no formaba parte de su familia, se había convertido en un ser extraño, en una amenaza para él.

Austin cree que un gato gigante con un olor extraño entró en su territorio. Los gatos protegen instintivamente su territorio, pero Austin vio al estudiante correr hacia él mientras gritaba, creyó que era un atacante”, dijo el veterinario.

Así, lo que para el hijo fue una demostración de cariño al volver y querer abrazar a su mascota efusivamente, para el gato fue una señal de amenaza. Finalmente, se iniciaron terapias para corregir la indeseada situación que refleja estrés e inseguridad en el animal. El joven, que intercambió ropa con su padre, se hace el indiferente junto al gato que baja la guardia y de manera satisfactoria comenzó a mejorar su actitud.