Gata callejera salva de morir congelado a un bebé que fue abandonado en una caja

Es increíble que cuando todo ya parece perdido, y no hay mucho que un bebé pueda hacer, aparezca como salvadora una gata para convertirse en heroína, cuando ningún ser humano fue capaz de hacer algo por el bebé.

En Obninsk, una ciudad rusa, habían dejado a un bebé de aproximadamente tres meses, abandonado en la calle, entre dos bloques de edificios. Como sabemos, el clima en Rusia es bastante hostil, y esa noche no era la excepción. El termómetro marcaba temperaturas bajo cero, por lo que un bebé abandonado en una caja, sin abrigo, alimento, ni posibilidad de escapar de esa situación, era poco probable que sobreviviera.


© Foto: YouTube / RT en Español

Pero existía un ángel guardián para este bebé, y no precisamente un ser humano. Una gata callejera que vivía en esa zona, al encontrar la caja y al bebé en su interior, no dudó un segundo en colocarse a su lado para brindarle calor con su frondoso pelaje. De esta forma, trató de que las bajas temperaturas no perjudicaran al bebé.


© Foto: YouTube / RT en Español

Mientras tanto, la gata llamada Masha, comenzó a maullar como forma de pedir ayuda. La situación era delicada y si no aparecía una persona que pudiera recoger al bebé y llevarlo a un lugar seguro, esta historia tendría un final triste.


© Foto: YouTube / RT en Español

Para fortuna del bebé, estaba cerca Nadezhda Makhovikova, una vecina del lugar que tras escuchar a la gatita maullando, se acercó al lugar para ver qué era lo que sucedía. Cuando vio esa escena, con una caja conteniendo a un bebé y una gata a su lado, no dudó en tomarlo entre sus brazos y entrarlo al edificio para darle calor.


© Foto: YouTube / RT en Español

Inmediatamente llamó a los médicos para que la recogieran y la llevaran a un hospital. Cuando la ambulancia llegó y cargaron al bebé, Masha siguió la secuencia de cerca y hasta corrió varios metros detrás de la ambulancia, preocupada por el bebé.


© Foto: YouTube / RT en Español

Una vez en el hospital, le hicieron varios estudios para determinar el estado de salud del recién nacido, concluyendo que se encontraba en perfecto estado. Por su parte, la gata Masha logró mayor notoriedad en el barrio y ahora los vecinos se acercan a ella todos los días para acariciarla y darle alimento.


© Foto: YouTube / RT en Español

Esta heroína que no lleva capa, pero sí un gran instinto maternal, pudo hacer algo que parecía imposible: salvar la vida de un niño. Sin dudas, dentro de unos años cuando el bebé crezca, siempre le agradecerá que esa gatica lo hubiera encontrado esa noche.