Gatito que padecía ceguera pudo recuperar su visión

Un minino callejero que padecía ceguera desde su nacimiento, logró recuperar su visión y emprender una vida normal tras ser atendido por especialistas. El pequeño felino, vivía cerca de una residencia junto a sus hermanos y madre gato, quien lo cuidaba y protegía del peligro de manera especial.

Desde su nacimiento, el pequeño gato de pelaje amarillo, no había podido abrir sus ojos ni ver por primera vez la luz. Esto debido a una infección que le produjo daños significativos en la córnea.  En la clínica veterinaria fue atendido y allí recibió el tratamiento farmacológico que logró devolverle progresivamente la visión y mejorar su calidad de vida.

Sus primeros días fueron obscuros

Un gato puede abrir sus ojos al mundo entre los siete y diez días, tras su nacimiento. Sin embargo, este no fue el caso de este pequeño. Con un mes de edad mantenía sus ojos completamente cerrados y sellados por una costra que le recubría parte de su rostro. Esta situación se produjo por una infección que inició debajo de sus párpados y ocasionó la presencia de llagas y pus.

El gatito enfrentó un estado de gravedad respecto a su visión. Cuando intentaba acercarse a su madre para alimentarse no encontraba el sitio correcto para hacerlo, a diferencia de los otros gatitos que ya empezaban a comer. Ante esta situación, la madre se mantenía sigilosa para cuidarlo.

Un joven de la zona residencial decidió buscar ayuda. La presencia del personal veterinario causó que la gata se mantuviera en alerta y, tras aplicación de aromaterapia, lograron tranquilizarla. Posteriormente, los expertos lograron rescatar al gatito. Según el diagnóstico inicial la mayor parte de la córnea se encontraba “seriamente dañada”.

El gatito fue trasladado a la clínica veterinaria para verificar su estado y evaluar si la cirugía era necesaria, pues la salud del gatito estaba en estado grave. El diagnóstico del especialista indica la probabilidad de queratorrexis, es decir, daño causado en la córnea. No obstante, aunque todas las capas del ojo se habían degenerado, el especialista decidió ordenar un tratamiento para tratar de regenerar la córnea.

Por fortuna, sus ojos pueden ser curados. El gatito se quedó en la clínica, recibió tratamiento farmacológico durante varios días y, finalmente, logró abrir sus ojos. “Sus globos oculares se están poniendo en forma lentamente” y con un tratamiento constante su vista será recuperada, indicó el médico veterinario.

Aunque aún tiene una visión borrosa, por primera vez ha podido ver la luz del día. El pequeño gatito ya está de vuelta a la zona residencial, donde le esperaba una casita acondicionada por las personas para vivir junto a su madre y hermanos.

No te pierdas la historia completa en el siguiente video. Cuenta con subtítulos, ¡actívalos! Si no te abre directamente, dale en la opción "Mira este video en YouTube".