Hombre paciente saca a pasear a su tortuga gigante por las calles de Tokio

Seguramente hayas tenido un amigo o familiar que tenía como mascota a una tortuga. Son animales muy tranquilos que no molestan y muy silenciosos. Y la característica más original: son sumamente lentos al momento de caminar.

En Tokio, Mr. Mitani es un hombre que decidió tener a uno de estos animales en su casa, pero con un punto destacado: no era una simple tortuga, sino una tortuga gigante.

Su dueño sale con la tortuga llamada Bon-Chan a pasear todas las tardes por las calles de Tsukishima.

Bon-Chan tiene 20 años y es la gran atracción de la ciudad. Caminando al lado de Mr. Mitani, esta tortuga disfruta del paseo, donde también le toman fotos tanto adultos como niños.

La tortuga no pierde tiempo, mientras pasea, se detiene cada cierto tiempo a comer repollo y zanahoria, sus comidas preferidas. Finalmente, Bon-Chan vuelve a su casa con su dueño, donde se prepara para descansar luego del largo paseo de todas las tardes.