Hombre salva a un gato de la calle y el felino se niega a separarse de él

¿Qué hubiese sido de la vida de este gato sin la ayuda que recibió por parte de un generoso hombre? Después de haber estado vagando por un bosque durante varias horas, el gatito llegó a una lata de leche vacía. Para saber qué había dentro, no se le ocurrió mejor idea que introducir su pequeña cabecita.

Realmente una muy mala decisión, ya que después de investigar qué había en el interior de la lata, no pudo volver a sacar su cabeza de allí. Era evidente, por el cansancio que tenía el pobre gatito, que cuando el hombre se encontró con este gatito en problemas, ya hacía unas horas que estaba intentando liberarse.


© Foto: YouTube / The Dodo

De no haber aparecido este hombre, seguramente la vida del gato hubiera terminado en serios problemas, ya que le era imposible sacar su cabeza de la lata por sus propios medios.

Para añadirle aún más dramatismo a la situación del gatito, el clima estaba enrareciéndose, con una tormenta que se estaba formando y que en poco tiempo derivaría en una torrencial lluvia. Definitivamente, el gatito tenía nulas chances de salvar su vida.


© Foto: YouTube / The Dodo

El hombre, al ver el problema del gatito y que en pocos minutos comenzaría a llover, lo cogió con una mano y lo llevó a su coche, en donde con mucha suavidad y paciencia logró quitarle la lata de la cabeza.

Apenas vio quién lo había salvado, el gato se asustó y tenía ganas de escapar del coche, pero a los pocos minutos se calmó y se quedó observando al hombre desde una esquina. A pesar de que parecía tranquilo, las veces que el hombre lo quiso tocar, se enojó, mostrando sus dientes y garras.


© Foto: YouTube / The Dodo

Por tal motivo, el hombre le dio la oportunidad de que escapara cuando abrió la puerta del coche. Sin embargo, y para su sorpresa, el gato miró hacia el exterior y se quedó quieto dentro del coche, como cambiando de opinión y sabiendo que con el hombre estaría mucho más a salvo que con la tormenta en el bosque.


© Foto: YouTube / The Dodo

El hombre lo llevó al veterinario, pero el gato estaba en perfectas condiciones, por esto lo llevó a su casa y le dio comida y abrigo. Después de un rato, comenzó a acariciarlo y ya parecía un gato mucho más cariñoso, buscando su mano para que le siguiera dando cariño. Finalmente se relajó, mostrando que los animales necesitan amor, sin importar sin son salvajes o si estuvieron viviendo mucho tiempo en la calle.