La graciosa reacción de los perros cuando llega el momento de bañarse

La realidad es que pocos perros nacieron deseando ser bañados. La resistencia a bañarse puede ser el resultado de la inexperiencia o de alguna mala situación que vivieron en otro momento.

Independientemente de la razón, un comportamiento calmado por parte de los dueños y una persistencia suave son esenciales para mantener a tu perro tranquilo en la bañera.

Para la mayoría de nosotros, tomar una ducha o un baño es generalmente una experiencia tranquilizadora. Para nuestras mascotas, sin embargo, el baño puede ser cualquier cosa menos relajante. Entre el agua, el ruido y el vapor, no es de extrañar por qué un gato o un perro puede correr en la dirección opuesta a la bañera.

Sin embargo, no todos los perros tienen miedo o rechazo a tomar un baño: hay muchos que festejan este momento, como el perro del video que se relaja en la bañera llena de agua, o ese otro que corre alrededor de los muebles del comedor demostrando su felicidad por estar limpio.

Aunque hay que destacar una diferencia: algunos perros no quieren bañarse, pero una vez que ya salieron del agua, se sienten cómodos y contentos con la limpieza.

Como consejo para lograr bañarlo, podrías elogiar a tu perro con calma usando un tono de voz normal y ofrecerle un pequeño regalo para cada parte del proceso de baño que complete. Por ejemplo, ofrécele una galleta después de ponerlo en la tina, y otro bocadillo después de mojar su pelaje.