La reacción desesperada de un perro cuando su dueña finge que muere

Las mascotas aman a sus dueños y les encanta jugar con ellos, hacerles compañía, recibir sus caricias y compatir buenos momentos con ellos. ¡Pero se preocupan mucho por nosotros cuando las cosas no marchan bien!

Katie Angel, una conocida youtuber, quiso hacer un experimento después de encontrar, navegando por internet, un artículo interesante que hablaba sobre cómo los perros reaccionan con sus dueños cuando estos están en una situación de riesgo.

A Katie le dio demasiada curiosidad saber cómo podría reaccionar Cachito, su perro, ya que no tenía idea de qué podría ser capaz de hacer, teniendo en cuenta que es un perro sobreprotector con ella.

Cachito la acompaña a todos lados, está todo el día pegado a Katie. Lo primero que hizo fue quedarse sola con Cachito en la casa, ya que si había alguien más, seguramente la reacción del perro no sería la misma.

Como ya sabemos, los perros tienen muchas capacidades sensitivas. Por ejemplo, con sus narices increíbles pueden ser entrenados para oler los cambios químicos que indican un cambio en el nivel de glucosa en la sangre, o cambios en los niveles de cortisol en personas con problemas suprarrenales.

Pueden encontrar baños oliendo agua clorada y obviamente pueden oler drogas, dinero e incluso actúan en aeropuertos y fronteras.

Un perro sería absolutamente capaz de reconocer la muerte de una persona en casa. A medida que el cuerpo comienza a apagarse, su bioquímica cambiará y su temperatura corporal central bajará.

Esto puede afligir a un perro y puede llegar a estar aún más afligido cuando el dueño no reconoce sus peticiones de respuesta.

Cuántas veces no hemos visto a perros tratando de salvar las vidas de sus dueños. Así quiso reaccionar Cachito cuando vio que Katie cayó tendida en el suelo de manera súbita, simulando su muerte.

Es increíble ver su reacción, sus ojos preocupados temiendo lo peor. Katie y Cachito tienen un lazo muy especial, ya que no solo se aman, sino que se preocupan también por el bienestar del otro y sus vidas están llenas de tranquilidad y amor.

A pesar de que a Katie le costó contener la respiración y se notaba que se movía mientras fingía estar muerta delante de su perro, el experimento salió a la perfección. Cachito demostró que se preocupa mucho si a su dueña le sucede algo malo.