La recuperación de un perrito que fue encadenado y encerrado en un cuarto oscuro durante meses

Los perritos son mascotas amorosas y seres nobles que, si reciben cariño y un buen trato, pueden ser lo más dulce del mundo. Sin embargo, como todo, si tienen una mala experiencia en su vida y no reciben amor, pueden ser todo lo contrario. Así sucedió con Themis, este perrito fue abandonado en un cuarto oscuro durante meses y se volvió agresivo.

Cuando su rescatista (Takis) lo encontró, el perrito no hacía más que ladrarle. Themis estaba atado y encerrado en un cuarto oscuro, por lo cual era más que evidente que las condiciones en las que vivía eran pésimas. Cuando Takis intentó acercase al perrito, este le ladraba sin parar, le enseñaba los dientes y demostraba su descontento por la presencia de aquél hombre desconocido.

Al ver la actitud agresiva de Themis, Takis decidió ganarse su confianza de manera progresiva. Fue así que se organizó para visitar al perrito diariamente hasta que se dejara acariciar. Al principio acariciaba al can con un guante, aunque Themis se mostraba incómodo. Aun así, con los días, comenzó a aceptar las caricias, e incluso disfrutarlas.

Este perrito fue abandonado en un cuarto oscuro pero pronto conocería la libertad

Después de un tiempo, Takis vio que ya era momento de guiar a este hermoso perro hacia la libertad. Un día, se dispuso a desatar a Themis y llevarlo hacia una jaula para trasladarlo hacia su refugio. Increíblemente, el perrito al entrar en la jaula y llegar hasta su destino, no quería salir. La reacción de este demostró el gran daño emocional que sufrió durante su encierro.

Themis no confiaba en Takis, y por ello permaneció más de una hora en su jaula. Finalmente decidió salir y explorar con cautela el lugar al que lo habían trasladado. En el refugio se topó con muchos otros perros a los que se animó a conocer. Este era el comienzo de una etapa de libertad para Themis, pero no sería fácil, pues sus heridas eran muy profundas.

Debido a las terribles condiciones en las que vivía este perrito, necesitaría mucha terapia para superar su triste y doloroso pasado. Por fortuna, una mujer que conoció a Themis se enamoró de él apenas lo vio y quiso adoptarlo. Takis le explicó detalladamente la situación y ella aceptó dedicarse a las terapias que fuesen necesarias para sanar las heridas de su nuevo amigo.

Esta historia nos demuestra un final feliz y esperanzador. Ahora Themis podrá recibir todos los cuidados que requiere y el amor que merece y jamás volverá a sufrir.