Lobezno aprende a aullar con la ayuda de internet

Este cachorrito de lobo, aunque no tuvo la suerte de crecer en el seno de una manada de lobos en su hábitat natural, sus cuidadores humanos hacen lo que está a su alcance para enseñarle las habilidades básicas de la vida que apenas comienza.
 
Así que han decidido enseñarle a aullar poniéndole una grabación de aullidos de lobos adultos, y su reacción no se deja esperar. Gracias al instinto con que todos los animales nacen, reconoce inmediatamente esos extraños sonidos o se le hacen familiares.
La ternura de sus movimientos de cabeza es sobrecogedora y nos indica que el lobezno está procesando la información para intentar imitar el sonido que la naturaleza le indica que es capaz de reproducir para comunicarse con otros de su especie.
 
Finalmente logra emitir un primer tierno aullido, lo que da cuenta de que ha sido todo un éxito la idea de ponerle la grabación para enseñarle.