Los ladrones más tiernos

Cuando los animales están con hambre, no tienen en cuenta las formas ni los buenos modales para tratar de conseguir alimento.

Si necesitan comida, no pierden tiempo y actúan rápidamente. Esto puede ser quitando comida a las personas o robando comida a otros animales, como el guanaco de un zoológico que tenía sed y le quitó de las manos un vaso de plástico a una niña.

Unos clásicos en lo que se refiere a robar lo ajeno son los monos, que en esta compilación vuelven a aparecer robando comida a los turistas que los visitan.

A las llamas y monos también se suman los gallos, que de manera prudente pero decidida se van a acercando a los platos con comida y se terminan apoderando de todo.

Las aves también tienen hambre y necesitan comida, como la gaviota que ingresó a una casa por la ventana y comenzó a picotear de los platos sobre una mesa. Después intentaría escapar por donde entró pero se chocaría con el vidrio.

¿Tus animales suelen robar comida de tu casa cuando no estás o son pacientes y esperan a que los alimentes?