Mujer adopta a una perra ciega que aunque fue abusada de pequeña nunca perdió la alegría

Esta perra parece el personaje simpático de una caricatura, y tan pronto como esta mujer vio una foto de ella, supo que era amor verdadero y que debía adoptarla.

Esta perra había sido abandonada y abusada siendo apenas una cachorra, hasta que vivió un milagro que cambiaría su vida al ser encontrada por su actual dueña.

Toda persona amante de los animales no puede soportar tal situación cuando un perro o cualquier otro animal es abusado o abandonado. Molesta el hecho de que se trate mal a los animales.

La historia de Kila, una perra de raza Husky que estaba ciega, ha revuelto la indignación de miles de personas en las redes sociales, ya que fue víctima de crueldades que la hicieron sufrir demasiado.

Siendo aún una cachorra, Kila fue encontrada deambulando por las calles cuando niños y adultos alcoholizados le habían estado tirando piedras. También fue abusada por otros perros callejeros. Ella estaba ciega y parecía asustada, ya que no estaba segura de por qué todos se comportaban de esta manera con ella.

En ese momento, el refugio Forever Home Pet Rescue se presentó y se la llevó bajo su custodia. Ellos subieron fotos de Kila en su sitio y un día Alexis Magoo vio su foto allí y se enamoró de ella inmediatamente.

En su vida personal también Alexis estaba pasando por un período difícil. Lo que sea que hizo resultó ser un fracaso y luego pensó en adoptar un perro con la esperanza de que las cosas mejoraran. Y en realidad algo así pasó en su vida.

Kila fue adoptada por Alexis teniendo 9 meses de edad. En el anuncio de Instagram, Alexis compartió: “En aquel entonces estaba pasando por una fase difícil de mi vida. Solía estar triste siempre y la ansiedad era mi mejor amiga. Sin embargo, cuando llevé a Kila a mi vida las cosas cambiaron”.

Instantáneamente hizo que todo lo que me rodeaba se volviera alegre. Ella tiene un gran poder y eso es del amor que se irradia de sus ojos”, completó Alexis.

Se desconoce cómo Kila se quedó ciega. Tal vez ella nació con este problema en su vista o sufrió algún accidente cuando era cachorra.

Sin embargo, lo sorprendente es que Kila no es consciente del hecho de que es diferente de otros perros y no parece preocupada por ello en absoluto. Ahora, después de dos años con Alexis, Kila ama su nuevo hogar. Cada vez que va a un lugar nuevo, da la vuelta al lugar para que pueda trazar un mapa en su cerebro. Entonces ella no encuentra ninguna dificultad en jugar o divertirse en ese lugar.