Pareja estaba de vacaciones y su descanso se convirtió en una misión de rescate

Muchas veces, cuando uno menos lo espera, suceden cosas extraordinarias o nos topamos con seres que nos marcarán de por vida sin siquiera darnos cuenta. Una pareja se va de vacaciones y rescata a dos perritos sin tener ni idea de que pronto su familia crecería. Conoce esta conmovedora historia a continuación.

Megan Rose y su pareja organizaron unas vacaciones en República Dominicana, su idea era disfrutar de la playa y relajarse para luego volver a Nueva York, sin embargo, sus planes cambiarían drásticamente al cruzarse con una linda perrita. Ellos disfrutaban del sol, el mar y la arena, cuando de pronto Megan vio un perrito echado en la arena.

A Megan le encantan los perritos, y en casa ya tenía dos border collie; ella sin pensarlo le dijo a su novio que se acercaran, a lo que él le dijo que ellos no estaban allí para eso. Aun así, ambos se acercaron y descubrieron que era una linda perrita que estaba disfrutando del sol y la arena. Notaron que tenía hambre, así que le llevaron unas salchichas cortadas.

La pareja se va de vacaciones y rescata a un perrito para luego hacerlo parte de su familia

Pese a que las salchichas podrían ser un suculento alimento para muchos perros, la perrita, a quien Megan bautizó como Rumba, no quiso comer. En lugar de eso, Rumba tomó los trozos de salchicha y los enterró en la arena en distintos lugares como provisión por si falta comida más adelante. Preocupada, Megan se dijo a sí misma que debía hacer algo para salvar aquella dulce perrita.

Al día siguiente, Megan y su novio fueron a darle comida a Rumba, cuando se dieron cuenta que tenía compañía; un lindo cachorro con el que estaba jugando. Ahora Megan debía ayudarlos a ambos, y así lo hizo. Se puso en contacto rápidamente con un refugio llamado Correas Rojas en República Dominicana, quienes se hicieron cargo de ambos.

Unas semanas después, Megan estaba lista para recibir a ambos perritos en Nueva York. Cuando se reencontró con Rumba, esta la saludó con mucha emoción, tanto así que no pudo contener su orina; pero a Megan esto no le importó e incluso estaba contenta. Una amiga de Megan se interesó por el cachorro que habían rescatado y decidió adoptarlo.

En cuanto a Rumba, ella ahora vive felizmente con Megan y sus nuevos hermanos; los border collie Pharrell y Rosie. Y es que Megan no podía dejar ir a Rumba, pues tiene una gran conexión con ella. Ahora todos visitan la playa, juegan juntos y se lo pasan en grande.