Perra se roba todos los días unos cachorritos para cuidarlos, sus motivos son conmovedores

Es muy interesante ver cómo los perritos adoptan ciertas conductas que no serían propias de ellos. Esto nos deja bastante asombrados y deja en evidencia los complejos sentimientos de los canes. Este es el caso de Moongchi, la perrita se roba a los cachorros de su vecina canina Debak, y las razones de sus acciones son realmente conmovedoras. Descubre su historia a continuación.

Cada día, tras haber dado a luz a sus cachorritos, Debak se da cuenta como estos ‘desaparecen’ de su lado. Ya sea durante la tarde o la noche, los cachorros de Debak son raptados por Moongchi. Debak no se preocupa, pues sabe perfectamente que ella no tiene malas intenciones con sus crías, sino todo lo contrario.

Cuando Moongchi se roba los perritos de su vecina, lo hace para amamantarlos tal como lo haría Debak. También se encarga de limpiarlos y darles mucho amor. Moongchi actúa como si ella misma hubiese dado a luz a esos cachorros, y es muy tierno verla. Y por si fuera poco, ella realmente cree que esos perritos son suyos.

La perrita que roba los cachorros de su vecina canina, busca cuidarlos como su madre

Cuando Debak está con sus crías, Moongchi comienza a hacer sonidos, como llamando a los perritos. Incluso, algunas veces, Moongchi entra en la caseta para perros en la que descansa Debak para estar con los cachorros. Ahora bien, toda esta actitud tiene una razón, y no es sólo porque ella quiera jugar a ser mamá.

Moongchi, al parecer, tuvo a sus propias crías hace un año aproximadamente. Sin embargo, ella no tuvo la oportunidad de cumplir su rol de madre, y quedó realmente afligida. Por increíble que parezca, a pesar de todo este tiempo, el cuerpo de Moongchi aún produce leche. Esto le permite poder alimentar a los cachorros de Debak.

Para Moongchi, esta es una oportunidad que le dio la vida para experimentar la maternidad. Ambas perritas son excelentes madres, son atentas con los cachorros, amorosas y protectoras. Para Debak no es ninguna molestia compartir su maternidad con Moongchi, lo que es excelente, pues no hay tensión.

Estos perritos tienen dos estupendas madres que los adoran y siempre estarán allí para ellos. No cabe duda de que este tipo de historias son muy conmovedoras, pues nos demuestran que los perritos pueden tener sentimientos muy fuertes. El deseo de Moongchi era poder criar a sus cachorros, y aunque no pudo hacerlo con los suyos propios, lo hace ahora con los de Debak.