Perrita le salva la vida a su dueña y a su bebé gracias a su sorprendente sensibilidad olfativa

La siguiente historia nos demuestra, una vez más, las cosas increíbles que pueden hacer los perros. Nuestra protagonista es Keola, una perrita Akita amorosa y muy fiel que salvó la vida de su dueña embarazada. Sus dueños, una pareja oriunda de Doncaster, Inglaterra; Ricky y Alhanna Butler, quienes habían intentado quedar embarazados en varias ocasiones.

Un día, como cualquier otro, se hicieron una prueba de embarazo, la cual arrojó un resultado negativo. La pareja desechó la prueba y salieron de casa, pero Keola la sacó de la basura, y cuando Alhanna y Ricky volvieron, se percataron de que la prueba ahora daba positivo. Debido a esto, se hicieron una prueba en un laboratorio, y sí, al fin lo habían conseguido.

Tiempo después, Keola comenzó a comportarse de manera extraña. Si bien era una perrita muy amorosa, ahora observaba a Alhanna con demasiada atención. Esto hizo que Alhanna recordara el comportamiento de Hachiko, el perrito de aquella película. Bromeaba a menudo acerca del asunto, pero sus familiares le pidieron que lo tomara más en serio.

A todo esto, Alhanna con anterioridad había empezado a sentir dolores en la espalda baja. Preocupada, consultó con los médicos, quienes le aseguraron que era un síntoma del embarazo. Pero al notar la actitud de Keola, la cual se volvía cada vez más vigilante, decidió ir nuevamente al hospital. Además, sus seres queridos le aconsejaron seguir el instinto de Keola.

Salvó la vida de su dueña embarazada y la de su hijo

Fue entonces que los especialistas determinaron que Alhanna tenía una doble infección en los riñones, además de estar luchando contra una resistente bacteria. Tras un mes internada recibiendo tratamientos médicos, Alhanna pudo volver a casa y culminar su embarazo con tranquilidad. Dio a luz a un hermoso bebé, el cual se convertiría en el protegido de Keola.

La pareja recuerda con asombro todo el comportamiento de la perrita, y le agradecen mucho. Si no fuera por Keola, Alhanna habría pasado por alto sus dolores y no hubiese ido al hospital. De haber sido así, la vida de ella y de su bebé habría estado en grave peligro. Keola fue la primera en detectar el embarazo de su dueña, así como su enfermedad.

Para nadie es un secreto el increíble sentido del olfato que poseen los perros. De hecho, algunos son entrenados para detectar ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades. Fue así como Keola salvó la vida de su dueña embarazada. Tras el nacimiento del pequeño, la perrita siempre se mantuvo protectora y amorosa con el bebé