Perrito de la calle se resiste a irse del lugar donde fue abandonado esperando a su dueño

Los perros tienen la capacidad de sentirse felices cuando viven en un hogar donde reciben cariño, entretenimiento y comida. Sin embargo, demasiado a menudo en este mundo, algunos perritos son abandonados por personas que no se toman el tiempo para entender por qué su perro ladró demasiado o hizo un desastre en la cocina. En estos casos, al tener poca paciencia y falta de amor, los abandonan sin piedad y sin pensar en todo el daño que les hacen.

En Corea del Sur, todos los días son abandonados perros en diferentes áreas, pero gracias a los buenos corazones de las organizaciones de rescate, muchos de ellos tienen una segunda oportunidad. Este testimonio de la crueldad de la humanidad puede ser una historia que a veces termina bien, pero otras veces los perros callejeros no llegan nunca a recuperar sus vidas, y el final de ellos está en las calles.

Es más, cuando consiguen un nuevo hogar, habrá señales de su vida anterior, ya que el ser abandonado abre un pozo de emoción en sus corazones, y puede tomar un poco de tiempo para que algunos perros confíen nuevamente en los seres humanos.

Este perro del video, de raza Shih Tzu, espera todos los días y busca a su dueño en la calle. Se cree que fue abandonado en ese lugar, y por ese motivo el perro no se mueve de esa zona, aguardando con esperanzas que sus dueños regresen para recogerlo.

Los vecinos del lugar ya lo conocen y sienten mucha compasión por este perrito, que refleja en su rostro la tristeza que siente, con unos ojos llenos de dolor al no encontrar una respuesta a lo que le está sucediendo.

Una empleada de un local de comida rápida lo ve todos los días en el mismo lugar, por lo que muchas veces lo toma en brazos y lo ingresa al local para que se sienta más cómodo y seguro. Pero el perrito no quiere comodidad ni nada parecido. Solo desea volver a encontrar a sus dueños. Entonces a los pocos minutos sale del local y comienza a caminar por el vecindario, olfateando las calles y cada puerta de entrada de las casas.

Los perros abandonados se enfrentan a este dilema todos los días y los que son rescatados llevan cicatrices. Si tienes un gran corazón, paciencia y ganas de ayudar a uno de estos perritos olvidados, un perro de refugio puede ser un amigo cariñoso.