Perritos recién nacidos fueron abandonados y necesitaban con urgencia una madre sustituta

Todo recién nacido es absolutamente dependiente de sus padres, y en el reino animal esto no es muy diferente. Unos perritos recién nacidos fueron abandonados en una playa sin su madre. Estos eran tan pequeños que no habían ni abierto los ojos aún. El joven rescatista que los encontró sabía exactamente que los cachorritos necesitaban con urgencia a una madre sustituta.

Cuando los cachorritos fueron hallados, estos estaban en una caja y lloraban desesperadamente. El tiempo que permanecieron separados del calor maternal es incierto, y esto podría tener consecuencias muy graves. Un recién nacido necesita de la leche materna y del amor de su madre para poder crecer y desarrollarse con éxito.

Sin embargo, a causa del acto cruel de una persona, estos perritos no tenían nada de lo que necesitaban. De inmediato, sus rescatistas los llevaron a un refugio y pudieron encontrar a una madre sustituta rápidamente. Por fortuna, esta los aceptó y los cuidó como si de su propia camada de cachorros se tratara.

Para algunos de estos perritos recién nacidos ya era demasiado tarde

A pesar de los enormes esfuerzos por salvar a cada uno de los cachorros, para algunos ya era demasiado tarde. Aunque la madre sustituta los alimentaba, el tiempo ya había hecho de las suyas. Poco a poco, algunos perritos perdían fuerzas y se desvanecían; la madre sustituta intentaba reanimarlos, pero todo era inútil.

Los perritos que lograron sobrevivir tuvieron dos madres sustitutas, y finalmente pudieron crecer sanos y fuertes para posteriormente ser adoptados. Este tipo de historias son muy tristes, pues el hecho de que alguien fuera capaz de abandonar a unos perritos que apenas tenías días de nacidos es muy lamentable. 

No obstante, y afortunadamente, hay personas que están dispuestas a hacer lo que sea para ayudar a quienes más lo necesitan. En este caso, eran estos pequeños cachorros que aún no abrían los ojitos. Esto los convertía en animales completamente indefensos, dependientes, y en un blanco fácil para las peores consecuencias.

Si bien no todos los perritos pudieron salvarse de este inhumano y cruel acto, aquellos que consiguieron sobrevivir ahora estarán en las mejores manos. Ya no tendrás que pasar necesidades y podrán descubrir que no todas las personas son crueles. Tendrán la oportunidad de conocer el amor de un hogar cálido y crecer dentro de una familia cariñosa.