Perro es atropellado y es llevado más de 400 kilómetros incrustado en el parachoques del auto

Los perros callejeros tienen varios problemas con los que deben lidiar día tras día. Al abandono y falta de un hogar estable, se suman problemas como la falta de comida y de amor. Y, sobre todo, los peligros de la calle a los que están expuestos de forma continua y de los que son víctimas de forma involuntaria.

Son cientos o miles los casos de accidentes que suceden alrededor del mundo todos los días. Hay perros que pierden la vida al caer a un pozo profundo, otros al ahogarse en un río o arroyo, mientras que muchos otros pierden la vida cuando son atropellados por un coche o camión.


© Foto: Imaginechina / REX

En el condado de Fenghuang, en la provincia central china de Hunan, un hombre que iba con su coche a toda velocidad embistió a un perrito que estaba cruzando inocentemente una carretera. Por fortuna, esta historia comenzó muy mal pero tuvo un final feliz.

Y es que si bien el golpe fue duro y parecía que no existían posibilidades de que el perro hubiera sobrevivido a este golpe, la realidad fue diferente y se puede decir que el perrito tuvo suerte, aunque parezca indebido decir esto.


© Foto: Imaginechina / REX

El hombre que manejaba el coche, que luego fue identificado como Zhang, iba conduciendo a alta velocidad cuando de repente escuchó un fuerte golpe, un impacto que se sintió en el interior del coche, pero no se detuvo a ver qué había sucedido. Pensó que tal vez un animal estaba en medio de la carretera, pero al pensar que lo había matado, no detuvo el coche.

Sin embargo, luego de conducir alrededor de 400 kilómetros empezó a escuchar ruidos, especialmente ladridos, que provenían de la parte externa del coche. Por lo que decidió detenerse al costado de la carretera, bajar la ventanilla y apagar la radio. Así pudo descifrar que el ruido provenía del propio coche.


© Foto: Imaginechina / REX

Al descender del mismo, se encontró con una escena dantesca: un perro estaba atascado en el parachoques, pidiendo desesperadamente ayuda. Efectivamente, este era el animal que había atropellado y por ello el impacto que había sentido unos 400 kilómetros atrás.

Para evitar quebrarle algún hueso y hacerle más daño, llevó al perrito a un veterinario, donde fue revisado y así Zhang pudo saber que estaba, increíblemente, ileso.


© Foto: Imaginechina / REX

Zhang estaba más aliviado al saber que no le había provocado ningún problema de salud al perro. Aunque como se sentía en deuda y como forma de reparar lo que le hizo al perrito, decidió adoptarlo.


© Foto: Imaginechina / REX

Hoy viven felices. El perrito dejó su vida en las calles y Zhang le da todo el amor y cuidados que el perro merece. Pero también aprendió una lección: debe conducir su coche con más cuidado y detener la marcha cuando escucha un impacto fuerte en el exterior.