Policía le quita su perro a un joven tras tomarse una foto con él y publicarla en Facebook

En Estados Unidos, concretamente en Michigan, un chico decidió adoptar a un perro que parecía ser un pitbull. Un día, tras tomarse una foto con su nueva mascota y publicarla en sus redes, al joven le quitan a su perro. El chico, llamado Dan Tillery, quedó conmocionado cuando dos policías tocaron a su puerta diciendo que debían llevarse a Diggy, el can que recientemente había adoptado.

Dan Tillery es un joven que desde siempre había tenido mascotas, sin embargo, por mucho no pudo convivir con una debido a que no vivía en una vivienda lo suficientemente espaciosa para ello. Una vez Dan consiguió mudarse a una casa más grande y con patio, decidió adoptar una mascota, por lo cual acudió a un refugio de animales.

En el refugio, Dan se enamoró por completo de un perrito con aspecto de pitbull, de color blanco con manchas negras y muy juguetón. Fue así que Dan adoptó a Diggy y lo llevó a casa consigo. Después de jugar con el perrito, alimentarlo y darle mucho amor, Dan quiso tomarse una foto con su nuevo amigo y la subió a las redes sociales.

Al joven le quitan a su perro porque lo confunden con un pitbull

La fotografía tomada por Dan fue vista por un vecino suyo, el cual de inmediato llamó a la policía y reportó que Dan tenía un pitbull, una raza ilegal en Michigan. Al poco tiempo, la policía estaba en la puerta de Tillery diciéndole que debían llevarse al perro. Sin embargo, el joven no permitiría que le arrebataran a su nuevo amigo, pues lo poco que habían compartido había sido suficiente para no querer dejarlo ir.

Fue así que Dan decidió realizarle pruebas a Diggy para comprobar, o no, que era un pitbull. Resulta que Diggy no era un pitbull, sino un bulldog americano, esto significaba que era completamente legal en Michigan, con lo cual Dan pudo reunirse con su amada mascota y tenerla en casa sin tener problemas con la ley.

Realmente es triste que algunas razas de perros sean prohibidas en países o ciudades, pues no es que las razas tengan una predisposición a ser peligrosas. Lo verdaderamente peligroso es el modo en que las personas crían a sus mascotas. Un perro criado en un hogar amoroso será una mascota adorable, cariñosa y juguetona; naturalmente, si un perro es criado bajo violencia, él también lo será.