Por qué los perros y los gatos son de mundos diferentes

Todos sabemos que los perros y gatos son las mascotas por excelencia, ambos tienen comportamientos muy distintos y una forma diferente de demostrar su amor por nosotros. Por lo general, los perros son muy alegres y afectuosos, mientras que los gatos son más reservados e independientes. Aun así, cada mascota es un mundo, y no todos actuarán del mismo modo.

Una de las diferencias más notables entre el comportamiento de los gatos y los perros es que expresan su amor de formas muy distintas. Mientras que a los perros les encanta saltar sobre sus dueños, mover la cola de un lado a otro e incluso lamer el rostro de sus seres queridos, los gatos prefieren hacerlo de otro modo.

Un gato expresa su amor pegando su cuerpo con el de su dueño, siendo por lo general, las piernas su blanco favorito para esto. Asimismo, ronronean cuando están cerca de sus dueños para demostrar que están tranquilos y a gusto con su compañía. Algunos gatos pueden lamer las manos de sus seres queridos, aunque no es algo muy común.

Los perros y gatos son diferentes pero muy similares a la vez

Otra gran diferencia entre estas dos mascotas es que los perros suelen recibir con gran entusiasmo a sus familiares cuando llegan a casa. En cambio, los gatos a penas y se asomarán para ver que llegaron sus dueños. Aun así, algunos gatos sí que saludan a sus familiares con maullidos y acercándoseles para que los acaricien, aunque no con el mismo entusiasmo que los perritos.

Por otra parte, mientras que los gatos pueden asearse por sí mismos, los perros necesitan de mayores cuidados, tanto de su pelaje como de sus garras. Los gatos pueden limpiar su pelaje con su lengua, la cual está diseñada especialmente para esto, ya que les sirve como un cepillo natural. Asimismo, sus garras las mantienen en buen estado al arañar árboles u otros.

En cambio, los perritos no poseen una lengua especial, y tampoco arañan cosas; en su lugar, les encanta excavar en la tierra, y en vez de asearse, les encanta ensuciarse, ya sea revolcándose en la tierra o saltando en el lodo. A pesar de que ambas mascotas son muy distintas entre sí, ambos son excelentes compañeros.

Tanto los mininos como los cachorros son sumamente adorables, tiernos y necesitan mucho cariño y amor; también requieren de atención, juegos y muchos mimos. Y tú ¿qué prefieres? ¿Los perros o los gatos? Descubre más diferencias entre estos animales en el siguiente video.