Prince, el cachorrito de las extrañas manchas violeta

A continuación podrás conocer la historia de Prince, este perro tenía sarna demodécica, y además, un color morado estaba impregnado en su piel. Pese a su estado, este perrito pronto les demostraría a todos la gran alegría de su espíritu.

El pequeño Prince se encontraba en un refugio para perros, y allí conocería a NedaSaghafi, su primer hogar de acogida. Cuando ella lo vio, de inmediato supo que debía cuidarlo y ayudarlo a superar su situación. Nadie sabe exactamente cómo el pequeño Prince llegó a tener ese color morado tan extraño en su piel, pero el hecho es que estaba muy impregnado y no se iba con nada.

Además del color morado, el pequeño Prince tenía sarna demodécica. Este tipo de sarna se produce debido a la debilitación del sistema inmune del perro, lo que ocasiona que no pueda controlar la población del ácaro Demodexcanis, el cual habita en la piel de todos los perros, ya sea que estén sanos o no. Cuando la población de este ácaro se descontrola, se desarrolla la sarna demodécica.

El pequeño perro tenía sarna demodécica y pronto la superaría

Prince tenía su cuerpo enrojecido a causa de la sarna, un síntoma común de este tipo de sarna. Asimismo, de acuerdo con NedaSaghafi, la piel del perrito parecía de lagarto debido a lo inflamada que estaba, la descamación que sufría y las costras que se formaban por toda su piel. Fueron necesarios muchos medicamentos y baños con antibióticos para mejorar la salud de Prince.

A pesar de todos los baños, la pintura morada no se iba, y no fue sino hasta la tercera semana de su recuperación que al fin Prince estaba libre de esa pintura. Cuando el pequeño estuvo totalmente recuperado, llegó el momento de buscar un hogar, el cual encontró con relativa rapidez. Su nueva familia serían Sally y Matt, quienes deseaban adoptar a un segundo perro, pues ya tenían un Golden Retriever.

Afortunadamente, Prince congenió perfectamente con su nuevo compañero y ahora tenía una familia que le brindaría todo el cariño y amor que merecía. Este perrito demostró tener una gran energía y ser muy feliz. Su nueva familia está realmente contenta de tenerlo en casa, y por supuesto, su hermano canino también lo está, pues ahora pueden divertirse juntos.