Prohíben cortarle la cola y las orejas a las mascotas en México

La mutilación de las colas y orejas en los animales domésticos ha sido desde siempre una práctica común en todo el mundo. Bien sea por "fines estéticos" como por otra índole, las personas han intentado cambiar el aspecto de mascotas como gatos o perros. Muchas veces, dejándolos irreconocibles.

Esta práctica se difundió en exceso en los últimos años, aumentando las competencias en las que se exhiben animales con looks insensatos, siendo parte de esta divulgación las redes sociales.

Sin embargo, todas estas mutilaciones hechas a animales, que para algunas personas pueden ser divertidas, insignificantes e indoloras, no son más que un sufrimiento para estos animales. Muchos de los cuales han perdido la vida al no resistir cirugías mal hechas o practicadas de forma casera por sus dueños.

Pero esto puede llegar a cambiar en poco tiempo, por lo menos en Tamaulipas, México, en donde los diputados aprobaron en el Congreso la reforma de la Ley de Protección a los Animales, en la que se establece la prohibición de toda mutilación practicada a una mascota que solo tenga el propósito estético.

Esta nueva medida contemplada en el artículo 20 de la Ley de Protección a los Animales para Tamaulipas, muy esperada por cierto, abarca desde la extirpación de dientes y uñas, hasta el corte de cuerdas vocales, cola y orejas.

La medida llega en el momento justo y arroja una luz de esperanza para respetar los derechos de los animales y evitar el maltrato. Si bien muchas personas defienden esta práctica a la que minimizan y restan importancia, lo cierto es que cada vez hay más clínicas veterinarias que ofrecen este servicio, por el que cobran altas sumas de dinero.

Por su parte, los animales estarán más protegidos ante este maltrato, aunque cabe aclarar que sólo estará justificada una cirugía de este tipo si corre riesgo la salud del animal, por lo que el fin médico sí estaría aceptado.

Todos tenemos amigos o vecinos que tienen a su mascota con las orejas o rabo mutilados. Es una buena ocasión para hacerlos tomar conciencia del sufrimiento que generan en los animales y así poder terminar dentro de unos años con esta práctica cruel.