Salvan a un cachorrito que cayó literalmente del cielo

Algunas veces ocurren sucesos increíbles que no podemos explicar. Por fortuna, la vida puede otorgar segundas oportunidades, tal como lo hizo con un cachorrito de apenas seis semanas de vida. A continuación te relataremos una historia sorprendente y conmovedora en la que un halcón cazó a un cachorro, pero por fortuna, no cumplió su cometido.

Era un día como cualquier otro en una construcción, en la que los trabajadores realizaban su labor como de costumbre. No obstante, nadie esperaba lo que estaba a punto de ocurrir. Durante la jornada, de un momento para otro, comenzaron a escuchar cómo un cachorrito lloraba. Extrañados, miraron en todas direcciones, y luego se dieron cuenta de algo insólito.

Al dirigir sus miradas hacia arriba, vieron cómo un halcón surcaba los cielos con un cachorrito atrapado entre sus garras. Asombrados, vieron cómo acto seguido, el ave de rapiña liberaba al cachorro de sus garras y lo dejaba caer desde una altura considerable. De inmediato, ante el increíble suceso, los trabajadores corrieron a auxiliar al perrito.

Lo llevaron rápidamente a un centro veterinario para que los expertos pudieran brindarle la ayuda médica necesaria. Los trabajadores estaban impactados, pues el perrito era muy pequeño. Todos se encontraban muy nerviosos y sólo rogaban porque el perrito pudiera salvarse de aquél trágico suceso.

El halcón cazó al cachorro, pero la vida le tenía algo preparado

Después de un rápido chequeo médico, se determinó que el cachorro tenía tan sólo seis semanas de vida. El halcón que cazó al cachorro, por algún motivo lo dejó caer, no se sabe cómo o en dónde lo cazó. A pesar de esto, todos están aliviados de que el pequeño lograra sobrevivir.

Y es que todo parece indicar que la vida le tenía preparado algo al pequeño, al que los trabajadores decidieron nombrar como Tony. Aunque un ave de rapiña lo hubiera cazado, sobrevivió, después de una alta caída, sobrevivió. Sin duda, Tony resultó ser un fuerte guerrero, que tras los acontecimientos, sólo sufrió unos pequeños cortes en su cuerpo.

Tony es un chihuahua juguetón de gran energía y que está muy ansioso de que alguien lo adopte. Tras su recuperación, el pequeño fue trasladado a un albergue, en el cual pasará un tiempo antes de ir con su nueva familia. Este cachorro necesita ponerse fuerte y recuperarse por completo para así irse a su nuevo hogar y recibir todo el amor que merece.