Se convirtió en perro de servicio y así devolvió todo el amor recibido con su rescate

El equipo de rescate de Hope For Paws fue convocado para liderar el rescate de un perro abandonado. Una vez presentes en el lugar, Loreta Frankonyte le ofreció al perro una hamburguesa entera con queso y le puso la correa.

Fue en ese momento cuando decidieron llamar a este bonito perro "Everest".

Everest estaba agotado de vivir en la calle. Aunque pareciera grande, en realidad estaba muy delgado porque comía lo que podía cuando alguien se apiadaba de él. Días más tarde, llegó una solicitud de adopción.

Después de un vuelo de dos horas y media, aterrizaron en el estado de Oregon. Alquilaron un coche y fueron a conocer a la nueva familia adoptiva de Everest.

Everest estaba feliz de conocer a su nueva hermana y hermano: Bonnie y Clyde. Everest pronto comenzará a entrenarse para ser un perro de servicio como su hermano Clyde. Juntos visitarán los hospitales de niños y pondrán sonrisas en las caras de todos para que se recuperen más rápidamente.