Un bebé, su mejor amigo y un charco protagonizan la escena más tierna en mucho tiempo

El pequeño bebé llamado Arthur, lleva a su perro a pasear, un Shar Pei de 12 años de nombre Watson, por un camino rural.

Al pasar por un charco, al bebé se le hace bastante llamativo el pequeño lodazal y decide detenerse para investigar y jugar un poco con él; no sin antes asegurarse de dejar cuidadosamente en el piso la correa con que lleva a su peludo amigo.

El perro se queda quieto como si le hubieran puesto un seguro en el suelo, y con toda paciencia  lo observa mientras éste hace lo suyo; experimenta, juega y se divierte con el charco durante unos segundos. Luego toma nuevamente el lazo del perro, y continúan el paseo.

Sin duda, una de las cosas más tiernas que verás en mucho tiempo. Muy seguramente este par serán los mejores amigos toda la vida.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros, escríbenos tu opinión, dale "Me gusta" o compártelo en tu muro.

El perro se queda quieto como si le hubieran puesto un seguro en el suelo, y con toda paciencia  lo observa mientras éste hace lo suyo; experimenta, juega y se divierte con el charco durante unos segundos. Luego toma nuevamente el lazo del perro, y continúan el paseo.
 
Sin duda, una de las cosas más tiernas que verás en mucho tiempo. Muy seguramente este par serán los mejores amigos toda la vida.
 
Tus comentarios son muy importantes para nosotros, escríbenos tu opinión, dale "Me gusta" o compártelo en tu muro.