Un cervatillo huérfano es adoptado por una perra labradora

Este cervatillo joven, cuya madre murió en un choque con un camión, probablemente habría muerto de no haber sido por una labradora chocolate adulta, amamantándolo y cuidándolo como si de uno de sus cachorritos se tratara.
 
Es sabido que las perras, incluso las más ancianas, producen leche cuando sienten la necesidad de hacerlo. Su instinto materno es muy fuerte, y su capacidad de entregar todo de sí para ayudar a un bebé que lo necesita para sobrevivir, aunque sea de otra especie, es un grandísimo acto de amor que nos deja una gran enseñanza.
Muchos animales comprenden de forma innata las necesidades de los bebés y liberan hormonas que engañan al cuerpo con la idea de que acaban de dar a luz. Lograr darle sustento a este cervatillo es un verdadero milagro de la vida. 
 
Sin lugar a dudas los animales siempre nos darán ejemplo de maternidad, amor y compasión por quien lo necesita; gestos de nobleza que se ven poco entre los humanos, pero que los animales se encargan de recordarnos a diario.
 
Si te conmovió esta linda historia, dale "Me gusta", compártelo o déjanos tus comentarios.