Un perro que recorre 6 kilómetros todos los días para visitar a sus amigos del pueblo

Mientras la mayoría de los perros elige la comodidad de un hogar, caricias de sus dueños y un plato de comida todos los días sin demasiado esfuerzo, otros perros eligen tener una vida más aventurera y sociable

Tal es el caso de Bruno, un perro de unos 12 años que fue adoptado en Longville, Minnesota, por sus actuales dueños, Larry y Debbie LaVallee.

Bruno llegó de pequeño al hogar, pero siempre mantuvo una rutina pocas veces vista en un perro: recorre unos 6 kilómetros todos los días para visitar a los vecinos del pueblo, tanto a las personas de las tiendas como a las casas y fábricas.

Bruno ya es conocido por todos, tanto que le han hecho una estatua en su nombre, como embajador canino de ese pueblo. Mientras tanto, Bruno sigue recorriendo todos los días todas las zonas de Longville, donde recibe abrazos, caricias y comida.

Como es de suponer, este perro es la atracción del lugar, causando admiración y ternura por su infaltable caminata diaria. Y además, por el gran estado físico que aún posee a pesar de sus 12 años.

Después de una jornada tan extenuante de sociabilización, Bruno vuelve a su casa para estar junto a sus dueños.