Un perro que visita la tumba de su antiguo dueño todos los días

Este bonito perro llamado Cesur sufrió la pérdida de la persona que más amaba en el mundo: su dueño. Sin embargo, incluso varias semanas después de haber muerto su mejor amigo, Cesur siguió firme en sus sentimientos, siendo leal a su antiguo amigo.

Mehmet, el dueño de Cesur, había estado enfermo por muchos años, hasta que finalmente esta enfermedad le provocó una parálisis y posteriormente la muerte, a los 79 años.

Sus amigos de Bursa, Turquía, se reunieron para despedirlo. Y quien también asistió a la despedida fue Cesur, el perro que fue inseparable durante los últimos años de Mehmet.

"A causa de la parálisis de mi padre, mantenía una gran relación de amistad con Cesur", contó Alí, hijo de Mehmet. "Y durante los últimos días de vida de mi padre en el hospital, Cesur estuvo triste y no comió por varios días".

En la despedida, Cesur encabezó la procesión que llevó el ataúd de Mehmet a una mezquita de Bursa.

El perrito está viviendo actualmente en casa con Alí, aunque todavía su corazón recuerda a Mehmet diariamente. Durante las últimas semanas Cesur ha ido varias veces al pueblo, y de allí a la mezquita para visitar a su antiguo dueño.

Un día, Alí quiso saber a dónde iba todos los días su perro, y después de seguirlo, se emocionó cuando lo vio al lado de la tumba de Mehmet.

Alí promete que el perrito no tendrá que enfrentarse al futuro por sí solo, ya que vivirá por siempre con él.