Un rescate diferente: Brutus se llenó de alegría cuando Hope For Paws se acercó para rescatarlo

Hope For Paws llegó a un establecimiento donde estaba viviendo un perro de raza pit bull desde hacía varios meses.

El lugar, usado por mecánicos para la reparación de coches, fue el sitio que eligió este perro para vivir temporalmente. O quizás, para siempre.

Pero su destino cambiaría gracias a la siempre notable actuación de Hope For Paws. A diferencia de la mayoría de los perros callejeros, este pit bull no fue reacio ni esquivo cuando se acercaron a él. Todo lo contrario, recibió con agradecimiento y alegría el hecho de que se ocuparan de su triste situación.

De esta manera, fue un rescate muy fácil y rápido para el equipo de Hope For Paws. Lisa pudo colocarle rápidamente la correa y en minutos Brutus, como bautizaron a este hermoso perro, ya estaba dentro del coche con rumbo al hogar de Hope For Paws, donde le cambiaron totalmente la vida y fue puesto en adopción.