Una perra que adora los cerditos

Ruby, una perra muy divertida y sociable, no tiene conflicto con ningún animal. Por eso no es extraño verla como en este video jugando y relacionándose con dos cerditos muy inquietos que se trepan a ella con intenciones de jugar.

Los dueños de Ruby se divierten cada vez que la llevan a jugar con los cerditos, ya que Ruby deja que los cerditos hagan de las suyas, mientras ella está acostada con cara de felicidad.

La relación de Ruby con los cerdos viene desde hace muchos años, precisamente desde su nacimiento, ya que nació en el campo y siempre estuvo rodeada de diversos animales.

Por eso, más allá de que ahora vive en la ciudad, cada vez que vuelve al campo no pierde la oportunidad de jugar con estos dos cerditos. Ellos, se entretienen mordiendo la correa de Ruby y tratando de hacerle cosquillas. ¡Una relación llena de amor y amistad!