Una perra se despide de su dueño con muerte cerebral

Las tragedias familiares suceden cuando menos se esperan, no distinguiendo entre razas ni nivel socioeconómico.

Ryan Jessen, un joven que vivía en California, sintió dolor de cabeza durante varias horas, por lo que pensó que tenía una migraña. Sin embargo, cuando llegó al hospital, fue internado con una hemorragia cerebral ventricular, de la que no se recuperó.

La familia de Ryan Jessen tuvo que lidiar con una de las peores tragedias posibles cuando se descubrió que el joven estaba muriendo de una hemorragia cerebral ventricular y no tenía cura.

Su familia, en pleno sufrimiento y tristeza, llevó a la perra de Ryan, Mollie, al hospital para que se despidiera de su dueño, quien estaba acostado en la cama en estado de muerte cerebral.

Este momento triste fue registrado en video y desde entonces ha sido compartido en todas las redes sociales, llegando al corazón de millones de personas.

Ryan amaba a su perra. Por eso, Mollie observó a su dueño con mucha tristeza y congoja, pero comprendiendo que lo mejor era que se fuera para que no sufriera más.

Los órganos de Ryan Jessen fueron donados y un chico de 17 años en California recibió su corazón, según sus familiares.

Una foto de Mollie fue luego compartida por la madre de Ryan, mostrando a la perra acostada en un sofá. Mollie echará de menos a su papá humano.