Una perrita con necesidades especiales que agradece a cada momento a la mujer que la adoptó

Ángela es una mujer que se dedica al cuidado de perritos que necesitan de un hogar en el que les den amor y puedan cubrir sus necesidades especiales. Aunque ella ama a todos los perritos que ha rescatado, Freddie es diferente. Esta perra con necesidades especiales se ganó el corazón de Ángela desde el primer día, y se han vuelto inseparables.

Cuando a Ángela le comentaron el caso de Freddie, ella no sabía en qué condiciones estaba la perrita ni mucho menos. Aun así, condujo durante varias horas para poder recogerla en el refugio. Al verla, Freddie estaba envuelta en una manta; Ángela no podía creer lo pequeña que era, y se sorprendió muchísimo.

Le indicaron que a la pequeña le habían acabado de remover 17 dientes y que la habían esterilizado. Después de llevarla a lo que sería su nuevo hogar, Ángela puso a la perrita en el suelo. De inmediato se percató de que sus patitas no eran para nada normales. Las patas de Freddie se extendían hacia afuera, lo que le impedía caminar con normalidad.

Esta perra con necesidades especiales es feliz junto a su rescatista

La rescatista de Freddie señala que muchas veces los perritos muestran verdadera gratitud hacia ella. Ángela siente que los perros a los que rescata realmente están agradecidos, y que de una u otra forma se lo hacen saber. No obstante, con Freddie es diferente, pues siente una gratitud inmensa y pura.

Aunque esta pequeña perrita pueda ser un gran reto, Ángela lo afronta con alegría. Ella asegura que todo lo hace por Freddie, pues al igual que los otros perritos, merece ser feliz. Es por ello que se dedica a brindarle amor y cubrir todas sus necesidades.

Muchos le preguntan a Ángela cómo puede cuidar a estos perritos sabiendo que pueden fallecer en cualquier momento. La respuesta de Ángela nos hace reflexionar bastante acerca de lo que hacemos. Ella menciona que los perritos le enseñan a vivir el momento. Por lo tanto, solo se centra en disfrutar cada segundo, ser feliz y vivir el presente al máximo. Y es así como todos deberíamos hacerlo. Sin duda alguna, los perritos pueden ser grandes maestros de vida.

Freddie es muy feliz junto a su rescatista, y por supuesto, Ángela también lo es. Esta mujer ama con gran intensidad a Freddie, y la cuida a diario con todo el amor del mundo. Ambas viven felices cada día y disfrutan al máximo del aquí y el ahora.