Una perrita y su cachorro fueron rescatados de un cubo de basura en el que vivían

Hay millones de perros abandonados en el mundo. Sin hogar y sin comida, la vida en las calles se les hace muy complicada. Sin embargo, las personas que los abandonan no parecen tener la más mínima piedad, ignorando el mal que les hacen al dejarlos solos y a la deriva.

Vanessa Rosales, una abogada de Los Ángeles, se enteró de que en un terreno a unas cuadras de su casa se encontraba un cubo de basura que albergaba a dos perros sin hogar. 

Al no saber cómo solucionarles la vida, llamó a Hope For Paws. Eldad y Lisa se encargaron del rescate. La madre había tenido cachorros, pero los niños del vecindario se los robaron, quedándole solamente uno.

Haciendo un trabajo paciente para ganar la confianza de ambos perros, finalmente los pudieron rescatar y los alejaron de la dura vida de las calles. Los bautizaron Zoe, a la madre, y Meadow al pequeño cachorrito.