Usaron una trampa para poder rescatarlo y darle una mejor vida

Hope For Paws, el gran equipo de rescatistas de Los Ángeles, tenía una tarea nada sencilla. Cuando llegaron a Compton, en California, supieron que capturar a este perro le demandaría varias horas. Y no se equivocaron.

Tan esquivo y desconfiado estaba este perro, que no tuvieron más opción que usar una trampa canina con comida en su interior.

El perro en cuestión, al que bautizaron como Pepe, aguardó en vano durante semanas un posible regreso de sus dueños. Pero sus esperanzas se desvanecieron con el transcurso de los días.

Este rescate estuvo cargado de obstáculos, como el momento en que tuvieron que ir a buscar comida a las tiendas ambulantes para atraer al perro, o como cuando llegó la policía y le preguntaron a Hope For Paws qué estaban haciendo en aquel lugar.

Pero después de mucha paciencia, Pepe finalmente ingresó a la trampa. Se acercaron rápidamente para tranquilizarlo y lo llevaron a una clínica veterinaria.

Pepe estuvo relajado y su vida cambió gracias al gran trabajo del mejor equipo rescatista de Los Ángeles.